Hay personas que miran el mundo como sí cada día este cambiase.

Y Thais es una de esas personas. Hay miradas que son capaces de traspasar el velo de la monotonía y lo habitual, ojos que se mueven en dimensiones diferentes y que pueden ver más allá de lo que el resto vemos.

Es difícil hablar de AzulClarito CasiBlanco y conseguir expresar lo que realmente sus fotos te hacen sentir, y por eso voy a utilizar una metáfora que casa bien con su trabajo. Siempre me he imaginado su mente como un prisma, sustituyendo los bordes angulosos por los intrincados contornos de su cerebro. Lo que a priori puede ser sólo luz, se transforma en algo diferente a través de ella, su creatividad es un arma de creación masiva, un arco iris de luces y sombras que cuenta historias.

Nada es como lo vemos, la realidad a nuestro alrededor es una imagen que nuestro cerebro imagina, los perros lo ven diferente y una hormiga probablemente tenga una percepción tan diferente del mundo que a nosotros nos resultaría imposible de comprender. Thais consigue precisamente eso, cambiar el modo de ver el mundo, de percibirlo a través de sus fotografías como una fantasía onírica de colores, humo y texturas imposibles, su fortaleza es esa, conseguir que cualquier lugar resulte mágico, trasformar una ventana y una silla en el mejor estudio posible.

Thais es AzulClarito CasiBlanco, una persona excepcional con un don maravilloso, el de ver un mundo más bonito del que el resto vemos y compartirlo con todos. Su fotografía es probablemente una de las más especiales que conozco, y además tengo la suerte de ser su amigo, y poder ver ver a través de su mirada, es quizás, uno de los mejores regalos que uno puede pedir.

Texto por: Joy Zamora

 

WEBSITEhttp://azulclaritocasiblanco.es/

INSTAGRAMhttps://www.instagram.com/azulclaritocasiblanco/